La Filosofía de la Estética (por Victoria Croccolino)

Fundamentación El tema del trabajo es la “Filosofía de la estética”. Se parte de un material exclusivamente textual y se culmina con un formato enriquecido por otros medios audiovisuales. En primer lugar, se explicita el

Fundamentación

El tema del trabajo es la “Filosofía de la estética”. Se parte de un material exclusivamente textual y se culmina con un formato enriquecido por otros medios audiovisuales. En primer lugar, se explicita el texto de base caracterizando a la estética, principalmente, desde una vertiente marxista, para llegar a listar los usos de la estética; en segundo lugar, se consignan las referencias; por último, añadimos el enlace del trabajo en su versión definitiva.

Filosófía de la estética

La estética es la doctrina filosófica del arte. Desde la antigüedad, el carácter de las doctrinas estéticas fue determinado, como hasta ahora, por las posiciones que en la lucha entre el materialismo y el idealismo ocupan los teóricos del arte.

Concibiendo a “lo estético” como una forma particular del ser, la estética antigua no ha podido explicar por qué “lo bello” es apreciado por diversos hombres de diversa manera, de acuerdo con las condiciones de la época, de las diferencias de clases sociales, del nivel de cultura, etcétera. En la modernidad, algunos filósofos de la sociedad burguesa (Kant, entre otros) comenzaron a postular que “lo bello” existe sólo como una apreciación del sujeto o como resultado de la facultad estética del juicio. Aunque la apreciación estética en Kant muestra la pretensión sobre un valor universal, esta universalidad queda en los límites del subjetivismo, y “lo bello” es definido como algo que gusta solamente por su forma, sin relación con el interés práctico. A diferencia de Kant, Hegel trató de reunir la concepción de la estética antigua con la explicación histórica, que demostraría la manera cómo “lo bello” se había manifestado en formas que históricamente fueron sustituyéndose una a otra: arte “simbólico”, “clásico” y “romántico”, que representan tres posibles modos de la relación de la idea frente a la forma y al material. Este propósito de Hegel quedó sin solución, en parte, y no sólo porque Hegel interpreta “lo bello” con el espíritu del Idealismo, como una idea bella que aparece en las imágenes del arte, sino también porque el curso del desarrollo social era reducido por Hegel al desarrollo dialéctico único de la conciencia. Sólo la doctrina filosófica del materialismo dialéctico y del materialismo histórico, creada por Marx y Engels y desarrollada en las obras de Lenin y Stalin, ha explicado por primera vez, por qué, por ejemplo, la belleza de un cielo estrellado, de un paisaje, de una figura o de un rostro humano, no es descubierta con la misma necesidad y de la misma manera por la conciencia de todos los hombres, sino que frecuentemente tiene una apreciación diversa, según quiénes sean los hombres, de qué clase, en qué época histórica, y bajo que circunstancias históricas emiten su juicio estético sobre el objeto de la naturaleza o el arte.

La estética anterior al marxismo no era homogénea. En su seno se desarrollaba la lucha entre las tendencias materialista e idealista. La estética idealista se basa en la separación del arte de la realidad, en la explicación del carácter del arte como creación “pura”, como el “arte por el arte”, que no está ligado a la vida social, a la lucha de clases, a los intereses materiales de los hombres. Estos son los rasgos más característicos de la estética burguesa contemporánea, que trata de transformar el arte en un entretenimiento vacuo, en un medio de satisfacción de los gustos deformados de la élite de la sociedad capitalista. Las teorías materialistas en la estética desempeñaron un gran papel en la formación de un punto de vista correcto sobre la esencia del arte y sus leyes. En el desarrollo de la estética materialista son grandes los méritos de los demócratas revolucionarios rusos Belinski, Dobroliubov y Chernishevski. Ellos consideraban que el arte tiene que ayudar a los hombres a conocer correctamente la realidad, las necesidades del desarrollo de la sociedad a los efectos de su transformación revolucionaria. Sin embargo, los demócratas revolucionarios rusos, no pudieron elevarse hasta comprensión materialista científica de las leyes de la vida social.

En términos de la filosofía, la estética es un aspecto que concientiza sobre la realidad y nuestra percepción de la misma como armónica. En la estética se añade la búsqueda del bienestar al ser testigo de algo. Se determina que cada persona puede definir ese “bienestar” bajo un criterio propio, por lo que, finalmente, la belleza tiene infinidad de conceptos.

Se ha asumido que la estética forma parte de la psique humana, dado que hay muchas similitudes de percepción entre culturas que son extremadamente distantes y cuyo contacto es complicado. Se trata, según se entiende, de algo natural en el ser humano, una manera de percepción.

La estética se utiliza para: encontrar y proyectar la belleza en el arte; diseñar y crear construcciones majestuosas; en mercadoctenia para vender un producto; indicar qué apariencia física es mejor para una persona; en la religión, para concientizar sobre lo bueno y lo malo; saber en qué lugar acomodar los muebles en una casa.

Referencias

http://www.filosofia.org/enc/ros/estet.htm

https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-estetica/

Trabajo final

https://docs.google.com/presentation/d/1aLccFZLHSUb7TDSh3covHmrT043J-v44_a6td9KfMn0/edit?usp=sharing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías